Loading…

Haz que hablen de ti. La importancia de las relaciones públicas y el marketing

Dicen que en pocos años seremos lo que Google diga de nosotros, y es que cada vez más, cuidar de nuestra reputación online y de nuestra marca personal, seamos un emprendedor o un empleado, se hace más y más importante y necesario para los que no se conforman con poco y están viendo las grandes oportunidades que nos está brindando Internet. Por tanto, conseguir que hablen de nosotros en línea nos hará ganar imagen, posicionamiento, alcance, optimización de nuestros presupuestos (a través de herramientas digitales), y resultados, que es lo que finalmente buscamos.

Así inicia mi libro, con la primera clave y creo que la más importante en los tiempos que corren: haz que hablen de ti, el conocido “Publicity” que aprendes en tu formación como RRPP, y que se basa justamente en conseguir que diferentes medios, de comunicación principalmente, hablen de ti sin que pagues por ello. Mucho más sencillo ahora con la digitalización y viralidad de contenidos. Lo que no es tan fácil, es conseguir ese contenido de impacto y que consiga el conocido “engagement” que tantos personajes y marcas persiguen, porque sin engagement e interacción, no servimos para nada.

Siempre repito algo en mis cursos y conferencias, desde que todos tenemos un smartphone en las manos, nos hemos convertido en relaciones públicas de nuestras vidas personales y profesionales, nos guste o no. Nos pasamos una gran cantidad de horas comunicándolo todo con un fin que nos une, conseguir llamar la atención y hacer que hablen de nosotros, luchando por el fin al que muy pocos consiguen llegar, y al que tanto otros ya les enferma no hacerlo.

Para que consigamos ser el foco y poder conseguir que hablen de nosotros tenemos que tener obviamente una propuesta diferencial o una forma diferente de hacer las cosas, si no seremos uno más del montón. Debemos conseguir el interés del medio por la noticiabilidad de lo que estamos comunicando y esto ahora se aplica tanto a productos, como marcas, como a personas. Ahí viene el deseo de muchos de influenciar, el problema es que muchos no saben cómo hacerlo o simplemente que quieren comunicar para conseguirlo.

Y es que las redes sociales sin un propósito nos volverán locos a todos y es ahí donde siempre cuestiono la real productividad que va más allá del ocio personal por el que nacieron las redes: relacionar, comunicar y divertir, por ejemplo, aprovechar las herramientas digitales y recursos que se nos ofrecen podría hacernos conseguir muchos más logros y metas satisfactorias, que con el marketing convencional en el que muchos todavía confían.

Es ahí donde te pregunto: ¿hace cuánto que no comunicas algo sobre lo que te apasiona en tu trabajo?, ¿hace cuánto que no actualizas, sigues o escribes un artículo en tu LinkedIn?

 (¿porque tienes LinkedIn verdad?). No estar en esta red ya no es una opción, es una necesidad para romper con las fronteras burocráticas convencionales y poder lanzarte a nuevos grandes retos en cualquier parte del mundo, solo falta estar ahí obviamente de una manera correcta.

Si utilizásemos una décima parte de nuestro tiempo comunicando tan bien a lo que nos dedicamos como comunicamos y llenamos de filtros nuestra vida personal, rostro y cuerpo, otro gallo cantaría. La idea es comenzar, ya sabemos que no es fácil, pero al final los que lo consiguen son los que iniciaron de la forma más simple y evolutiva posible, si no mira cómo nació Google o Apple, desde un viejo garaje de vecindario, en el que todos tildaban de locos a sus creadores, convirtiéndose ahora en unos increíbles locos que supieron seguir su sueño. Tienes que volverte un poco más loco, te dirán una y mil veces que lo eres por hacer lo que quieres, siempre digo lo mismo, encárgate de darles la razón, ellos te critican por no atreverse ni siquiera a intentarlo.

Por tanto, independientemente que seas emprendedor o trabajes para alguna empresa, es el momento que comiences a comunicar. Si no comunicas digitalmente ya no existes, o estás mutilando una decena de nuevas oportunidades. Escribe sobre lo que amas de tu trabajo, emprende digitalmente tu sueño en tus tiempos libres si es que no puedes dejar todavía tu empresa, pero hazlo, hazlo ya.

Internet lo tiene todo, Internet lo sabe todo, evita decir no sé o no puedo, y pregúntale tus dudas al famoso buscador de Google, estoy seguro que tu poca formación hoy en día es más excusa que intención. Yo inicié la mía con grandes cursos y contenidos digitales, por ejemplo, de Google Actívate (puedes encontrarlo así), plataforma gratuita en donde tienes una decena de cursos certificados sobre herramientas digitales, cursos de productividad personal, de marketing digital, de posicionamiento SEO/SEM, de creación de apps, y tantos otros, porque Internet llega para democratizar la información y hacernos más posibles, formados e informados, pero recuerda, debe existir la intención. Si necesitas un empujón, no dudes en empezar ahora, conectemos, escríbeme y cuéntame qué es lo que te inquieta.  

Deja un comentario